lunes, agosto 14, 2006

Romeo pensó

Romeo pensó antes de descubrir a la verdadera Julieta:

No quiero ver como amaneces arrinconando tu dulzura, ni como destilas tu inocencia, ni tampoco quiero sentir como exprimes tu ternura. Me niego a presenciar como desalas tu simpatía. Me rompe oír cómo te desquebrajas al yacer mientras licuas tu verdor. Me horroriza saber que el pusilánime sedimento que precipitas en tu tubo de ensayo, es lo peor de ti. Ungüento momificarte, en manos de un taxidermista, que con la peor de las vergüenzas, convierte en cartón piedra la piel de tu alegría. Linimento que devasta la materia prima que forma los sueños. Guadaña que lo corta todo, a ras del facineroso y pérfido lodo. Algo casi perverso. Envíame un ángel, envíamelo ya!

1 Comments:

Blogger Mar said...

va un ANGEL para ti, para tus sueños, para acompañar tus alegrías y tus penas.
MAR

viernes, 5 de enero de 2007, 20:16:00 GMT-8  

Publicar un comentario

<< Home