lunes, octubre 06, 2008

El combustible de mi hoguera

Harto de hacer sistemáticamente lo mismo, esperando diferentes resultados, decidí que todo aquello debía cambiar. Concentré toda la energía que me quedaba y decidí hacer algo bien distinto. Pensé que justo todo lo contrarío de lo que solía hacer era la mejor opción, o quizás la única opción. Y mientras le preparaba las maletas a mi corazón, pasé del te quiero al no te soporto en un segundo. Del te pienso al te olvido en un suspiro. Sí, aquello sabía hacerlo de lo más bien. Así que mi voz no se volvió a quebrar nunca más al pronunciar su nombre.

Ahora, años luz después... desde luego, mucho mejor ya, desde la playa, bailo con mi propia sombra a la luz de la hoguera de San Juan.




4 Comments:

Blogger la granota said...

¿Estás cogiendo carrerilla? No vuelvas a parar.

martes, 7 de octubre de 2008, 0:58:00 GMT-7  
Blogger Nenúfar said...

No es tan facil pasar del te quiero al no te soporto en un segundo. Del te pienso al te olvido en un suspiro...
No es nada facil. El dolor te acompaña mientras caminas sin mirar atrás.

martes, 7 de octubre de 2008, 1:11:00 GMT-7  
Blogger PinUpSoy said...

Es difícil pasar de unos sentimientos a otros tan contradictorios, pero si lo que decidimos cambiar es porque nos hace daño... es menos costoso.
Después de unos días pésimos, yo también he decidido dar un giro ;)

Muakssssssssss!!!!!!!!!

martes, 7 de octubre de 2008, 1:28:00 GMT-7  
Blogger volare said...

Mmm, me reconozco, sí. Es un momento interesante ese "click" que nos transforma: de ser insignificante y débil a tener todo el poder sobre uno mismo y su circunstancia. Pero también hay que tener un punto de equilibrio y no "embriagarse" demasiado de uno mismo.

besitos

viernes, 10 de octubre de 2008, 1:31:00 GMT-7  

Publicar un comentario

<< Home