miércoles, diciembre 10, 2008

“Allegro ma non troppo“

Durante aquellos días, no dejó de llover y mientras la gente corría por las calles, yo siempre paseaba dejando que las gotas de lluvia mojaran mi cara. En una ciudad áspera de habitantes esquivos, sin llegar a estar triste, me mantuve en el “Allegro ma non troppo“, ese neutro tempo propio de los sueños y comas profundos. Constantemente el reloj se detenía y yo podía salir de mi cuerpecito viendo pasar las personas a mi alrededor deteniéndose a mi lado, hablándome y opinando. Supongo que en aquella época siempre pensé que tarde o temprano una voz dentro de mi me diría con un tono sorprendentemente perentorio que me estaba equivocando contigo. Pero aquella voz no llegó hasta mucho más tarde.


4 Comments:

Blogger Lia said...

Al leerte, siempre me reencuento con una pate de mi...no se como lo consigues, pero como siempre es un placer...

A veces esas voces llegan tarde...lo importante esq lleguen, aunq quizás, si tan claro lo sabemos, deveriamos ser más balientes, lo malo es esa duda q nos quedaría, del quizás...

Y sobre lo de caminar bajo la lluvia...nunca me gustaon los paraguas.

Mil besos.

miércoles, 10 de diciembre de 2008, 15:48:00 GMT-8  
Blogger la granota said...

Continuará?

O de nuevo nos dejarás con la miel en los labios?

jueves, 11 de diciembre de 2008, 1:39:00 GMT-8  
Blogger volare said...

Breve, intenso...un texto con unas posibilidades inmensas, abierto a la imaginación.


Me ha encantado leerte hoy más que nunca...

un besazo!

jueves, 11 de diciembre de 2008, 4:34:00 GMT-8  
Blogger PinUpSoy said...

Jok... querido...
Esas voces que nos avisan, que nos advierten, que nos intentan guiar... pero nosotros siempre intentamos seguir un camino, a veces equivocado...
A mi también me aseguraban, me aseguran, que me equivoco...

Muakssssssssss!!!!!!!!!!

viernes, 12 de diciembre de 2008, 3:45:00 GMT-8  

Publicar un comentario

<< Home