lunes, enero 29, 2007

El humi elegido


Aquella mañana de enero, tocaba madrugar, me levanté temprano. El primer viaje de negocios del año se presentaba en el día más frío que recordaba. Me apresuré en mis tareas rutinarias de aseo y preparación previas a un viaje. No podía perder mi tren. Una vez en la calle, sentí como un frío severo cortaba mi piel. Levanté mi mirada escrutando las pesadas nubes amenazantes sobre la ciudad. La estación no estaba demasiado lejos de mi piso, así que como había salido con tiempo me envalentone contra mi propio pronóstico meteorológico y decidí ir andando. Inmerso en mis pensamientos, no me percaté que el único sonido que me acompañaba era el eco que producían mis zapatos sobre la acera desierta. Ni un alma, ni un movimiento, nadie a la vista. El mundo parecía estar sumergido en un sueño propio de un cuento de hadas. Entonces de manera tenue, empecé a oírlo. Algo parecía arrastrase detrás de mí. Mire en derredor, no vi nada, aunque podía percibir su presencia, era como si me estuvieran observando. Me detuve. Esperé un segundo inquietante. Seguía sin ver nada. Poco a poco un creciente tornado fónico, producido por trompetas largas comenzó a emanar a través del suelo. Dos arqueros aparecieron a ambos lados de la calle. Entre una brumosa niebla, aparecieron dos paladines, custodiando a una hermosa dama. Cubierta con un vestido de gasa color espuma de mar, y con una flor adornando su cabello, se dirigía hacia mí. Mis ojos la apresaron. Tenía un grácil andar, parecía prescindir, si cabe, de tocar el suelo. Tras de ellos, un anciano enano de barba blanca y cejas pobladas, los acompañaba. A quince metros aguardaban sus monturas. La realidad pareció descomponerse por segundos cuando advertí que lo que a priori, creí sus caballos, en realidad eran unos hermosos pegasos. El más bello, bravo y salvaje de todos ellos, del cual había visto desmontar a aquella preciosa mujer, llevaba en sus dos tobillos delanteros unos grilletes unidos a unas cadenas rotas.

Image Hosted by ImageShack.us


La dama, se detuvo ante mi y en una desconocida lengua comenzó a hablarme. El viejo enano traducía sus palabras.

Se llamaba Agnusen, era la princesa del reino de los cristales blancos, situado más allá del linde del mundo conocido. Por alguna razón, el brujo Fasistorteles, que poseía la gracia del rey, había vaticinado un eminente ataque a su pueblo del oscuro ejército de Rohant. Incrédulo y sin apenas poder reaccionar, miraba aquella escena interpretada por unos personajes vestidos de época. El enano prosiguió alimentado por las palabras de la princesa. Al parecer el hechicero, pudo ver en sus sueños como un humi, apelativo de los seres humanos, tomaba partido en esa contienda, inclinando la balanza, hacia el lado del bien. Entonces, ella se arrodilló ante mí, haciéndome pasar el peor momento de mi vida. Sus lágrimas rodaban por su mejilla mientras besaba mis pies. El enano concluía diciéndome: El humi, salvador de nuestro pueblo, eres tu. Debes venir con nosotros y cumplir tu destino.


Etiquetas:

7 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Ole, ole! que viva la imaginación y los cuentos preciosos para que una mañana aburrida de lunes se torne en mágica.

ABC

lunes, 29 de enero de 2007, 4:28:00 GMT-8  
Blogger taun said...

Me encanta este pequeño relato. Ademas veo que hay influencias de muy diferentes campos. ¿humi no es el nombre de un ser de las cartas Magic? y veo que conscientemente o no as puesto a Aristoteles (el mago Fasistorteles).

Sigue asi, oye una cosa ¿como se pone lo de las fotos?

lunes, 29 de enero de 2007, 6:52:00 GMT-8  
Anonymous mariabenmen said...

Jok, me da que perdiste el tren ¿no?

lunes, 29 de enero de 2007, 8:19:00 GMT-8  
Blogger SUAVE CARICIA said...

oye, gran cuento, entretiene mi mañana de martes, supongo que fuiste, oye me siento halagada,saber que a mi blog fue humi, el salvador, hermoso relato
pase a dejarte un abrazo y
unas suaves caricias

martes, 30 de enero de 2007, 8:25:00 GMT-8  
Anonymous Manuela said...

Qué interesante me parece este relato. Y el destino rondando.
Muchos abrazos

martes, 30 de enero de 2007, 16:13:00 GMT-8  
Blogger La Gata Insomne said...

Hola pasé a devolverte la visita y me encontré en medio de un cuento de hadas, bien distinto al que encontraste tú en la mía!!!


Pero en estos tiempos le temo a los....elegidos

espero que no se te suba el "humi" a la cabeza

gracias

martes, 30 de enero de 2007, 19:46:00 GMT-8  
Blogger Ondina said...

Yo,no sé qué decirte,sé que ni me conoces ni te conozco,y sin embargo...me dejas de piedra,en tus comentarios en mi blog intercalas cosas,haces referencia a cosas que me traen otras que conoce muy poca gente,sé que ese tipo de coincidencias existen pero,de verdad siento como si me conocieses o si adivinases,no serás mago?
De cualquier forma,me gusta leerte y te doy las más sinceras gracias por tus comentarios

miércoles, 31 de enero de 2007, 0:39:00 GMT-8  

Publicar un comentario

<< Home